Viajes

Binibeca visto con otros ojos

Ro Venegas
Escrito por Ro Venegas

Si vais a viajar a Menorca, sin duda, tenéis que visitar Binibeca. Un pequeño pueblo de pescadores en el que todo está cuidado al detalle.

Este pueblecito mediterráneo se encuentra en el término municipal de San Luis. Para acceder a Binibeca la opción más sencilla es ir a San Luis desde Mahón y desde allí seguir los carteles a Binibeca (Binibequer). Para llegar al poblado de pescadores deberéis tomar la entrada a Binibequer *Vell.

Una de las cosas que más sorprende de Binibeca es la limpieza de sus casas, todas blancas como la cal. Y preciosas. Además de sus calles estrechas que forman un laberinto en el que desearás perderte un buen rato.

Respeto a los vecinos

También llama la atención que  en Binibeca haya carteles pidiendo el respeto del silencio. Y es que, aunque parezca un parque temático, en el pueblo costero, las casas están habitadas y los habitantes piden un poco de silencio. No es que tengas que ir callado por la calle, pero tampoco hace falta dar gritos como si tuvieras un altavoz en el oído.

Lugar con encanto

Sin duda, Binebeca es un lugar de postal, lleno de rincones decorados con flores y madera de las puertas y ventanas de sus casas.

IMG_8286

Pero de todo lo que vimos en Binibeca, lo que más me llamó la atención fue una señora que paseaba dando de comer a todos los animales que se encontraba. En concreto, llamaba a las tortugas para darles de comer. Era una labor que le llevaba tiempo, porque son tortugas terrestres y se camuflan genial. Además, tenía especial cuidado con las crías, a las que, con una vara larguísima de bambú que se había construído ella misma, echaba de comer la lechuga justo a su lado para que no tuvieran que moverse mucho. Ya que, según esta adorable mujer, “son muy miedosas y no se mueven mucho“.

IMG_8284

Además de miedosas, las tortugas terrestres a las que alimenta están en peligro de extinción y protegidas.

De esa forma, junto con su grito cariñoso de **”¡petitas!” iba buscando a las tortugas para alimentarlas. También, esta dulce señora, estaba intranquila porque “la comida favorita de las tortugas es la lechuga y ayer no tenía”. Así que no sabía si, con la manzana que les había echado, tendrían suficiente.

Todo ello acompañada por un gato que la escoltaba y que, cada vez que se movía, la perseguía para hacerle compañía.

IMG_8319

Estas pequeñas acciones hacen del mundo un lugar mejor, con el que esta mujer contribuye. No parecía que tuviera mucho, pero lo que tenga está claro que lo comparte con sus pequeñas (y no tan pequeñas) “petitas” y con su guardaespaldas felino.

Ya sabéis, si vais a Binibeca, y no podéis dejar de ir si visitáis Menorca, no dudéis en pasear por el pequeño pueblo de pescadores y conocer a esta entrañable señora que alimenta a los animales de la zona. Además, podrés hacer muchas fotos, ya que el lugar acompaña a las ganas de fotografiar las fachadas, las farolas y todo lo que en ella habita.

Una última anécdota sobre Binibeca

Si eres tan fan como yo de los anuncios de Estrella Damm de veraro, este pueblo es uno de los enclaves mágicos de la isla elegido para el spot de 2010.

*Vell: En catalán, viejo.
**Petitas: En catalán, pequeñas.

 

¿Quién lo ha escrito?

Ro Venegas

Ro Venegas

¡Anímate y escribe! Queremos sabes lo que piensas ;)