Mi huella

Y, de pronto, entre tantas ocres encuentras un naranja, casi roja

Ro Venegas
Escrito por Ro Venegas

Y, de pronto, entre tantas hojas ocres encuentras una hoja naranja, casi roja, y piensas “qué hoja tan rara”.

Pero te llama la atención precisamente por eso porque, de entre todas las hojas ocres que podrías haber encontrado, esa hoja es diferente, especial.Porque esa hoja era verde, como todas las demás del árbol. Todo lo que ha vivido (lo que ha visto, sentido, oído), cualquier cosa que haya pasado a su alrededor, o le haya pasado a sí misma, la ha hecho ser como es.

Claro que es una hoja de otoño, una hoja delicada a la que debes tratar con cuidado. Porque, si no la cuidas, podría salir volando con el aire y nunca la volverías a ver.

Así que, nada más coger esta hoja especial en la mano, tomas una decisión, puedes quedartela y cuidarla o dejarla para que el viento se la lleve a algún lugar.

Y la cuidas, pero claro, la hoja tiene sus propias vivencias, sus preferencias y prioridades. Por eso, debes cuidarla con sumo cuidado, como a ella le guste que la cuides. Porque, al fin y al cabo, esto es una relación y las relaciones son complicadas.

A veces, no sabes muy bien qué pensar, porque te haces un lío pensando en lo que a ti te gustaría y en lo que podría gustarle a tu hoja, esa hoja tan especial. Y ahí es cuando te vuelves loca.

Ya lo veis, yo he encontrado mi propia hoja rara, distinta, especial. Y muchas veces me sigo preguntando cómo cuidarla. Cómo mantener algo tan complicado y frágil, consiguiendo que no se rompa con la primera brisa de aire que llegue.

Y es ahí mismo cuando me hago un lío, cuando intento pensar en qué le gustaría a la hoja que hiciera, en cómo le gustaría que la cuidara. Porque, al fin y al cabo, esa hoja también te ha elegido a ti.

Ya sé, esto de las hojas puede parecer una tontería pero… ¿y si lo extrapolamos a otras relaciones de nuestra vida?

¿Te atreves a volverlo a leer cambiando la palabra hoja por persona? Entre tantas…

Alguna vez os habéis preguntado… ¿”por qué entre tantas personas me han elegido a mí”?

Quizá los demás nos elijan, como nosotros a ellos, porque ven algo especial en nosotros, algo que les gusta, que nos hace importantes para ellos.

Lo más seguro es que ese algo esté en nuestra forma de ser, por eso no debemos cambiar lo que haríamos para agradar a otros pensando en lo que ellos querían, porque es muy posible que ellos valoren más que actuemos según nuestra forma de ser, no la suya. Por eso, entre tantas personas te han elegido a ti.

¿Quién lo ha escrito?

Ro Venegas

Ro Venegas

8 Comments

  • No me voy a atrever. Cuanto me he alegrado el leerte, A mi me paso en mi blog mucho tiempo sin hacerlo y lo hice hace poco. Hay que animarse. Has visto Forrest Gump? Me imagino que si, te acuerdas la escena de Forrest al final de la peli, mirando la hoja moverse? Pues así me quedo yo mirando tranquilamente el balanceo de tus palabras, un placer elegir leerte y seguirte, porque se que tienes mucho que aportar. Llamané Forrest o “tonto”, aunque tonto es el que dice tonterias y yo no estoy diciendo ninguna., .-)

    • A mí sí que me alegra este comentario bonito. ¡Muchísimas gracias por leerme y por comentar! Esto me anima mucho a seguir escribiendo. Tú de tonto ni tienes ni un pelo. 😛 (Y qué guay lo de la hoja de Forrest Gump, me gusta mucho esa peli).

      Vamos a echarle un ojo a ese blog, aunque hace poco que lo chusmeé. 😉

  • Claro que todos tenemos esa hoja. Y es tuya. La que te has visto bella y la que tú has decidido elegir. Pero q veces reina mía tenemos que darnos cuenta que por mucho que la cuidemos o por mucho que intentemos que no se rompa puede que la hoja se seque y se deshaga en tus manos. Por eso hay tantas hojas, para que puedas elegir. Y que si es la tuya, la que te había tocado encontrar, la vida se encargará de tratarla de tal manera que se quede a tu lado. En este caso las hojas no hablan, pero si puedieran… que le preguntarías?
    Me ha encantado! Me encantas tú y me emociona que sigas con este proyecto en el que te pido que sigas porque a mí me ayuda. Tú eres una de esas hojas que yo encontré y que guardo y aunque se seque… jamás se va a romper porque te tengo enmarcada en mi corazón. Preciosa mía.

¡Anímate y escribe! Queremos sabes lo que piensas ;)