Mi huella

Y, aún así, no quiero cambiar

Ro Venegas
Escrito por Ro Venegas

1, 2, 3. ¡Acción! Hay una coletilla que siempre escucho y que empieza a cansarme. “Así aprenderás a no fiarte” y yo no quiero cambiar.

Hoy le contaba a una amiga, con la que hacía tiempo que no hablaba, las cosas que me han pasado de un tiempo a esta parte. Que dan, por lo menos, para escribir un libro de anécdotas. Lo cierto es que 2016 está siendo un año intensito. No sabría decir si para bien o para mal, porque me han pasado tantas cosas malas como buenas, porque todo lo malo se ha ido solucionando para bien.

Y claro, algunas anécdotas trataban sobre gente que me ha sorprendido por su forma de actuar, pensaba que eran de una forma pero… ¡tachán! No.

No suelo escribir mucho sobre mí así que voy a presentarme. Soy una niña grande, infantil, soñadora, un poco alocada, cabezota y seria cuando toca (aunque, incluso cuando estoy seria, me gusta sonreir). Soy feliz por naturaleza y cuando no lo soy me invento algo para serlo (o, al menos, parecerlo). Creo que los sentimientos se contagian, tanto buenos como malos, por eso me gusta contar lo bueno (ya habrá tiempo para hablar de cosas malas), y en que la amistad y el amor son sentimientos maravillosos.

Por eso me molesta, y mucho, que quieran cambiarme. Lo siento pero no, yo no quiero cambiar. Que sí que quiero aprender y seguir evolucionando, pero manteniendo mi esencia.

¿Quién no ha confiado en la persona equivocada? A mí me ha pasado muchas veces que, he creído que alguien era de una forma y ha resultado ser de una manera completamente diferente. Amistades, amores… incluso familiares. Todo el mundo puede sorprenderte.

Seguro que llegados a este punto, estás pensando… “Es verdad, la de palos que me he llevado”, “la cantidad de personas que me han traicionado”, “si es que no hay que fiarse”, “piensa mal y acertarás”… O algún sucedáneo de todos los anteriores.

¿Y todas las personas que te pueden sorprender para bien? ¿Has pensado en ellas? ¿Estás dispuest@ a dejar de conocerlas? Venga, yo también he conocido a gente, que en muy poco tiempo se ha hecho un hueco muy grande en mi vida.

Ali no quiero cambiar

Por eso mismo, yo no quiero cambiar

Tengo, como dicen mis amig@s, la absurda teoría de que todo el mundo es bueno mientras no me demuestre lo contrario. ¿Quién no se ha llevado algún palo? Por favor, que levante la mano.

Vale, yo me he llevado más de uno, y de dos, y de tres… Creo que perdí la cuenta hace algunos. Es verdad que hay gente mala, que yo no digo que no, que me he topado con algun@ que telita fina… Pero, ¿y qué?

Ya estoy un poco cansada de que los “eso te pasa por fiarte de la gente”. Pues sí, pero el que no se fía, se pierde a todas esas buenas personas que podría encontrar si desconfiara menos.

Así que, ¿qué es mejor?:
Opción 1: Ser más inocente y exponerte a conocer a personas buenas y malas
Opción 2: Perderte a las buenas y a las malas.

Yo no quiero cambiar. He conocido a personas que con los años se han ido haciendo hurañas, más tristes, más enfadadas, sin sal… Y todo por ser desconfiados. No, no, yo no quiero volverme así. Ya me podéis decir lo que queráis pero yo quiero seguir pensando que hay gente buena y que me voy a encontrar a muchas personas que merecen la pena.

De hecho, de un tiempo a esta parte, por cada persona que me sale rana mínimo descubro a dos joyas. Podría ponerme a nombrar pero tengo la enorme suerte de haber encontrado a personas maravillosas… Compañer@s de piso, de curro, amig@s, bloggers e igers…

pati no quiero cambiar

Y de todo el mundo se aprende, tanto de los que te tratan bien como de los que te dan una patadita. Eso sí, prefiero quedarme con lo bueno. Os lo recomiendo, es mucho más sano y no tiene efectos secundarios.

Que entiendo que haya gente hastiada por encontrarse siempre con los malos pero ¡ánimo valientes! Que no todo está perdido, que hay personas que están ahí esperando a que las encontremos para, simplemente, hacer nuestra vida un poco más feliz.

¡Ea! Ya he contado mi chorrada.

Foto de portada: Mis maravillosas compis de piso a las que adoro y que son buenas, pero buenas buenas.

¿Quién lo ha escrito?

Ro Venegas

Ro Venegas

¡Anímate y escribe! Queremos sabes lo que piensas ;)